Electromiografía

Definición

Es el estudio mediante el cual se registra la actividad eléctrica y funcional generada por el sistema nervioso periférico, la placa motriz y del músculo esquelético, tanto en condiciones normales como patológicas.

La electromiografía  se realiza utilizando un equipo médico llamado electromiógrafo, el cual detecta el potencial de acción que activa las células musculares, cuando éstas son activadas neuralmente o eléctricamente. Las señales pueden ser analizadas para detectar anormalidades y el nivel de activación o analizar la biomecánica del movimiento. El médico introducirá un electrodo de aguja muy delgado a través de la piel dentro del músculo. El electrodo en la aguja detecta la actividad eléctrica liberada por los músculos.

Generalmente, se lleva a cabo un examen de la velocidad de conducción nerviosa junto con una electromiografía.

El protocolo de realización de este estudio no es rígido ya que se trata de una prueba dinámica en la que cada paciente precisa una estrategia de estudio individualizada en función de su cuadro clínico concreto. Por ello se debe partir siempre de una adecuada anamnesis y exploración clínica del paciente y a menudo es preciso cambiar el esquema inicial durante el examen a partir de los resultados obtenidos.

Indicaciones

  • Permite distinguir entre lesiones del Sistema Nervioso Central y del Sistema Nervioso Periférico.
  • Identifica, localiza y cuantifica diferentes tipos de lesiones en patología neuromuscular con gran exactitud y precisión. Específicamente:
    • Lesiones de la neurona motora del asta anterior o del tronco (neuronopatías motoras) y de las neuronas del ganglio raquídeo posterior (neuronopatías sensitivas).
    • Lesiones de las raíces motoras o sensitivas (radiculopatías), de los plexos (plexopatías) y de los troncos nerviosos (lesiones tronculares).
    • Alteraciones de la transmisión neuromuscular y, dentro de ellas, distinción entre trastornos presinápticos y postsinápticos.
    • Transtornos primarios del músculo esquelético (miopatías).
  • Explora la función del sistema nervioso autónomo (SNA) y sus trastornos.

Contraindicaciones

Cuando se introducen los electrodos en el músculo, el paciente puede experimentar cierto malestar parecido a la sensación de una inyección o una aguja de acupuntura.

Posteriormente, puede sentir dolor en el músculo durante unos días y puede aparecer una equímosis (moretón) en el lugar donde se aplicaron las agujas de electrodos.

Generalmente, la Electromiografía está contraindicada en pacientes que están bajo terapia anticoagulante (medicamentos como el Coumadin) debido a que las agujas con electrodos pueden causar sangrado dentro del músculo.

También puede estar contraindicada en pacientes con infecciones cutáneas de gran extensión debido al riesgo de propagar la infección de la piel al músculo.

La inflamación, el sangrado y la obesidad pueden interferir con la transmisión de las ondas eléctricas a los electrodos y, en consecuencia, alterar los resultados del estudio. Los medicamentos como los relajantes musculoesqueléticos, los colinérgicos y los anticolinérgicos también pueden influir en los resultados de la Electromiografía.

share