Medicina Nuclear

La Medicina Nuclear se define como la rama de la medicina que emplea los isótopos radiactivos (radiotrazadores), las radiaciones nucleares, las variaciones electromagnéticas de los componentes del núcleo atómico y técnicas biofísicas afines, para la prevención, diagnóstico, terapéutica e investigación médica.

Sus principales campos  de acción son el diagnóstico por imagen y el tratamiento de determinadas enfermedades mediante el uso de medicamentos radiofármacos.

Las aplicaciones clínicas de los radiofármacos abarcan prácticamente a todas las especialidades médicas especialmente en el estudio de patologías óseas y en las áreas de cardiologia, oncología, endocrinología, neurología, nefrología, urología, neumología, hematología, aparato digestivo, patología infecciosa, sistema vascular periférico, y pediatría.

A diferencia de otro tipo de exámenes como la resonancia magnética o la escanografía cuya fortaleza es la información sobre estructuras anatómicas, la medicina nuclear proporciona una información esencialmente funcional del órgano estudiado.

Las técnicas utilizadas en Medicina Nuclear se consideran no invasivas, aunque es necesario suministra un radiofármaco por vía intravenosa para su realización. Este fármaco se fija en los tejidos u órganos del cuerpo dependiendo del tipo de radiofármaco empleado y gracias a la emisión de una pequeña radiación (gamma),  su recorrido y ubicación es captado por los equipos denominados gammacámaras  quienes a su vez las transforman en imágenes para ser leídas por el médico especialista en ésta área.

Este tipo de estudios son seguros toda vez que las dosis suministradas de los radiofármacos son muy bajas y no producen reacciones adversas o indeseables.

share